Como cambiar el cristal de la ventana

Visualizaciones: 24347
Como cambiar el cristal de la ventana

Algunos trabajos de cristalería podemos hacerlos nosotros directamente en casa, sin ayuda de profesionales. Sustituir el cristal de una puerta o ventana es uno de esos trabajos que podremos realizar de forma relativamente sencilla.

Instrucciones

¿Que necesitas?

  • Cristal nuevo
  • Masilla o silicona
  • Guantes

Lo primero que tenemos que hacer a la hora de cambiar el cristal de una puerta o ventana es medir correctamente el ancho y alto de los marcos y la profundidad de los carriles, para poder encargar el nuevo cristal con las medidas correctas. Es conveniente medir también las diagonales del cristal, ya que muchas veces los marcos no son rectangulares.

En el caso de que tengamos el cristal viejo podemos medirlo para encargarlo con esas mismas medidas. Si no sabes como extraer el cristal viejo de la ventana, puedes consultar este artículo donde te explicamos como hacerlo.

Una vez tengamos las medidas correctamente apuntadas, es hora de encargar nuestro cristal. Es conveniente que el cristal sea un poquito más pequeño que el tamaño total (ancho más carril y alto más carril) para facilitar la dilatación. De todas maneras en la cristalería puedes pedir consejo.

"Si trabajas con la puerta o ventana sobre una superficie horizontal, podrás manejarte mucho mejor, pero esto no siempre es posible".

Una vez tengamos nuestro cristal en casa es hora de ponerse a la tarea. Retiramos los marcos o junquillos de la ventana donde va a ir colocado el cristal.

Si nuestro cristal estaba fijado con masilla, utilizaremos este mismo material para fijarlo. Para ello, preparamos la masilla amasándo hasta conseguir una consistencia uniforme. Seguidamente colocamos masilla en la ranura inferior de la ventana con el fin de que el cristal asiente correctamente sobre ella. Presiona el cristal en los bordes hasta apoyarlo en el resto del marco.

Una vez asentado el marco volvemos a colocar los marcos del cristal y aplicamos masilla todo alrededor del cristal, y por ambos lados, para conseguir la máxima sujección. Podemos ayudarnos de una espátula, o bien del dedo, para conseguir un acabado liso y con un ángulo de unos 45% para impedir que el agua se acumule en el borde inferior del cristal.

Ten en cuenta que la masilla tarda en secar varias semanas por lo que si no hemos dejado bien asentado y sellado el cristal, este puede variar su posición inicial.

Si en lugar de masilla, nuestros cristales están fijados con silicona, el proceso será muy similar.

En algunos casos, sobre todo en ventanas de aluminio, podemos encontrarnos que nuestros cristales están fijados al marco con una goma. Estamos de suerte, ya que este método es mucho más sencillo de colocar que la masilla o la silicona. Solamente tenemos que asentar el cristal y colocar las gomas.

Es muy importante que a la hora de realizar estas tareas utilices guantes y otras medidas de seguridad para eviatar accidentes


Comentarios


Debes activar javascript para poder leer los comentarios
Escribe tu comentario

Nombre: (Requerido)
E-Mail: (Requerido)
Comentario:
Máximo 200 caracteres
* Insultos, difamaciones y frases racistas podrían causar la eliminación del comentario.